img
Información de interés para visitar Peñíscola
Peñíscola

Peñíscola

Peñíscola está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España, con un casco antiguo que se adentra en el mar, en una pequeña península que se eleva 65m sobre el nivel del mar y cuya construcción gira alrededor de su famoso castillo.

Lugar ideal para pasar unos días de vacaciones en familia, mezcla la playa, el sol, la cultura y la gastronomía. Peñíscola ha sido escenario de numerosos rodajes de películas, como El Cid (Charlton Heston), Calabuch (García Berlanga) o series (El Chiringuito de Pepe). Más recientemente, los productores de la serie de HBO Juego de Tronos trajeron a sus protagonistas. Las murallas y el castillo fueron testigos del rodaje de numerosas escenas de la sexta temporada.

Sin duda, el mayor atractivo turístico de Peñíscola es su castillo templario, lugar en el que habitó Benedicto XIII de Aviñón, el denominado Papa Luna, quien lo convirtió en la sede pontificia en su lucha por legitimar su puesto como sucesor de Pedro.

El caso viejo, formado por callejuelas que se arremolinan alrededor del castillo, merecen una visita sin prisas. Recorrerlo, admirar las antiguas casas y calles empedradas, visitar las tiendas de artesanía y comer en alguno de los restaurantes que abundan nos llevará un día completo.

También debemos visitar el Bufador, una brecha por la que el mar se adentra en la ciudad y en el que, en los días de temporal, se puede escuchar el estruendo producido por las olas al chocar contra las rocas. El Museo del Mar o la Casa de las Conchas también merecen una visita.

Junto al castillo tenemos el Parque de Artillería, un paseo creado en lo antiguamente fue el polvorín de la ciudad. Actualmente, dicho polvorín se ha reconvertido en jardín botánico y se puede visitar con la misma entrada que da acceso al castillo (el coste es de 5€ y no es necesario visitarlo el mismo día).


Castillo de Peñíscola

Castillo de Peñíscola

El Castillo de Peñíscola es visita obligada en esta localidad castellonense. Declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931, es la estampa más representativa de Peñíscola, visible desde lejos gracias a su privilegiada ubicación.

Situado en el centro de la península que conforma la parte antigua del pueblo, en la posición más elevada (a 64 metros de altitud sobre el nivel del mar), el Castillo de Peñíscola fue una fortaleza construida por los templarios entre 1294 y 1307 sobre una antigua alcazaba árabe.

Su separación de la costa por tan solo una lengua de tierra, junto a su muralla exterior, le dotaban de una envidiable posición defensiva. La mano del temple se deja ver en su construcción, que iguala el aspecto de los que construyeron en Tierra Santa. Con una mezcla de estilo gótilo y románico, mantiene la austeridad de las construcciones de los monjes cistercienses pero la robustez impuesta por una orden militar como el Temple.

El estado de conservación es excelente y sus muros han pasado a la posteridad siendo escenario de películas y series de televisión.

El castillo dispone de una muralla con tres puertas, la de Sant Pere o del Papa Luna, el Portal Fosc o de Felipe II y la puerta de Santa María. Sus muros están construidos en piedra labrada y las dependencias cubiertas con bóvedas de cañón.

En la historia del Castillo de Peñíscola se escribe con letras doradas el nombre del papa Benedicto XIII, más conocido como el Papa Luna. Este, tras una escisión en el seno de la iglesia católica, situó su sede pontificia en este castillo en 1411. Aquí se mantuvo en su idea de ser el verdadero heredero del trono de Pedro y aquí se forjó la frase de "mantenerse en sus trece", cuando se habla de un ser testarudo, como lo fue Benedicto XIII.

En las visitas al castillo se suele asistir a teatralizaciones en las que un actor vestido del Papa Luna recorre diversas estancias recreando la historia de este protagonista y del castillo.


Vídeo sobre Peñíscola
Los hoteles mejor valorados en Peñíscola
Destinos populares