Encuentra tu hotel en Tudela
Entrada:     Salida:

Qué ver en Tudela - Información turística

Tudela es la segunda ciudad por extensión e importancia de la Comunidad Foral de Navarra. Capital de la Ribera, al sur de Navarra, está situada en un territorio llano atravesado por el río Ebro y sus afluentes, el Mediavilla y el Queiles.

La región acoge uno de los rincones paisajísticos más interesantes de la geografía peninsular: las Bardenas Reales. Se trata de un territorio de 42.500 hectáreas, que posee la denominación de Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera.

Junto a sus espléndidos paisajes y naturaleza, Tudela está considerada como la huerta de Navarra. Gracias a su clima, la calidad de su tierra, bañada por el Ebro, y su tradición hortelana, sus habitantes han sabido convertir a esta ciudad en uno de los lugares más importantes donde degustar los productos de la tierra durante todo el año.

Tudela cuenta con un importante casco histórico. Las iglesias y palacios señoriales abundan en el centro, pero la joya arquitectónica es su Catedral, con su curiosa mezcla de estilos. En ella destaca el claustro románico, el templo principal, de estilo gótico y las capillas anexas, de estilo barroco.

El Castillo de Tudela se eleva sobre el cerro de Santa Bárbara, presidido actualmente por el monumento al Sagrado Corazón. Esta fortaleza medieval fue residencia de los reyes navarros, aunque hoy en día sólo quedan algunas ruinas, aunque eso sí, las vistas de la ciudad son espectaculares desde ahí arriba.

El Puente Medieval sobre el río Ebro impresiona al visitante, con sus 17 arcos ojivales y sus tres torres, dos en cada extremo y la más alta en el centro. Podemos atravesar el río y, desde la otra orilla, contemplar una estampa insólita de Tudela, con la silueta de la Catedral mostrándose en toda su magnitud.

La Ribera del Ebro, en el tramo correspondiente a Navarra, destaca por la multitud de zonas húmedas y embalses, muchos de ellos construidos por el hombre aprovechando la orografía del terreno. Allí se desarrollan ecosistemas típicos de medios acuáticos, instalándose en algunos de ellos especies raras o en peligro de extinción.