img
Hoteles en la Provincia de Castellón
Hoteles con Spa
Morella
Morella es uno de los pueblos con más encanto de España y de la Comunidad Valenciana. Situado en el interior de la provincia de Castellón, mantiene aún su aspecto medieval, rodeado por su muralla de más de dos kilómetros de longitud y dominado por el castillo, que domina el pueblo a más de mil metros de altitud.

Morella cuenta con unos dos mil habitantes y su casco histórico ha sido conservado acertadamente. Si paseamos por sus calles podremos contemplar palacetes, casas porticadas y tiendas de recuerdos, de las que viven muchos de sus habitantes.

El acceso al pueblo desde el exterior de la muralla se realiza por alguna de las siete puertas de su muralla. Acompañando el perímetro de la muralla de Morella también nos encontraremos con 10 torres. Algunas de ellas, como las Torres de San Miguel (s.XIV), se pueden visitar por dentro, ya que alojan el Museo de Juegos Tradicionales, además de conformar la entrada principal al interior del recinto amurallado. El precio para visitar las torres es de 1,5 €.

El Castillo de Morella ofrece una magnífica estampa, visibla ya desde muy lejos, dada su espectacular localización, en lo más alto de un peñasco. Su construcción de adaptó a lo irregular del terreno y el acceso para los visitantes se realiza a través del Convento de San Francisco.

Podremos subir al Patio de Armas y obtener unas hermosas vistas de todo el pueblo. El interior del recinto es un bonito paseo en el que las vistas van mejorando según vamos ascendiendo y, ya en el Patio de Armas, las panorámicas son inmejorables. Visita obligada en el interior del castillo es la Casa del Gobernador. La entrada al castillo cuesta 3,5 €.

Imprescindible en Morella es también la visita a la Basílica Arciprestal, una gran muestra del gótico con una fachada presidida por dos enormes puertas decoradas, una dedicada a los Apóstoles y otra a las Vírgenes.

El interior está dominado por una impresionante escalera del coro, que caracolea en una de las columnas del templo y decorada con escenas del juicio final. Igualmente espectacular es el órgano, formado por más de tres mil tubos, que lo convierten en uno de los más importantes de España.

La zona del Ayuntamiento (edificio gótico de uso civil), la calle Blasco de Alagón o la plaza, donde los domingos se celebra el mercado, son los lugares que atraen el ambiente de los morellanos.

El barrio de la Judería es una pequeña zona de Morella, con callejitas estrechas y empinadas en la que podemos encontrarnos algunas de las casas señoriales más importantes del pueblo.

Si nos quedamos a dormir en alguno de los alojamientos rurales de Morella, podremos disfrutar de un magnífico espectáculo por las noches, cuando se enciende la iluminación de la muralla y podemos realizar un paseo bajo el embrujo de la luna.

Una actividad imprescindible si vamos con niños es la visita al Museo de Dinosarios de Morella, denominado Temps de Dinosaures, junto a la iglesia de San Miguel. Si toda la zona de Els Ports es rica en huellas y restos de animales prehistórico, lo suyo era que hubiera algo en Morella que lo atestiguara. En este espacio se exhiben restos de dinosarios y una reproducción a tamaño real de un impresionante iguanodon, junto al que todos los niños querrán fotografiarse.
Información sobre Morella
Peñíscola
Peñíscola está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España, con un casco antiguo que se adentra en el mar, en una pequeña península que se eleva 65m sobre el nivel del mar y cuya construcción gira alrededor de su famoso castillo.

Lugar ideal para pasar unos días de vacaciones en familia, mezcla la playa, el sol, la cultura y la gastronomía. Peñíscola ha sido escenario de numerosos rodajes de películas, como El Cid (Charlton Heston), Calabuch (García Berlanga) o series (El Chiringuito de Pepe). Más recientemente, los productores de la serie de HBO Juego de Tronos trajeron a sus protagonistas. Las murallas y el castillo fueron testigos del rodaje de numerosas escenas de la sexta temporada.

Sin duda, el mayor atractivo turístico de Peñíscola es su castillo templario, lugar en el que habitó Benedicto XIII de Aviñón, el denominado Papa Luna, quien lo convirtió en la sede pontificia en su lucha por legitimar su puesto como sucesor de Pedro.

El caso viejo, formado por callejuelas que se arremolinan alrededor del castillo, merecen una visita sin prisas. Recorrerlo, admirar las antiguas casas y calles empedradas, visitar las tiendas de artesanía y comer en alguno de los restaurantes que abundan nos llevará un día completo.

También debemos visitar el Bufador, una brecha por la que el mar se adentra en la ciudad y en el que, en los días de temporal, se puede escuchar el estruendo producido por las olas al chocar contra las rocas. El Museo del Mar o la Casa de las Conchas también merecen una visita.

Junto al castillo tenemos el Parque de Artillería, un paseo creado en lo antiguamente fue el polvorín de la ciudad. Actualmente, dicho polvorín se ha reconvertido en jardín botánico y se puede visitar con la misma entrada que da acceso al castillo (el coste es de 5€ y no es necesario visitarlo el mismo día).

Información sobre Peñíscola
Destinos populares