img
Hoteles en la Provincia de Teruel
Hoteles con Spa
Albarracín
Albarracín es sin duda uno de esos pueblos que no deben dejar de visitarse si se quiere conocer un país. Ubicado en la provincia de Teruel, todo el pueblo ha sido declarado Monumento Nacional y su candidatura está sobre la mesa de la UNESCO para su declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Albarracin fue construido sobre un peñasco que a sus pies está rodeado por el río Guadalaviar, que va haciendo un meandro en el terreno y sobre el que se han edificado algunas casas con balcones colgados sobre el río, al estilo de las casas colgadas de Cuenca.

Las murallas defensivas de la ciudad datan del siglo XIV y son de construcción cristiana sobre unas murallas anteriores del siglo X, época en la que también se construyó el alcázar, la iglesia de Santa María y la Torre del Andador.

Lo mejor de Albarracín es descubrirlo paseando por sus calles empinadas y empedradas. Disfrutar de la tranquilidad que nos transmite y la belleza de su arquitectura.

Desde la Plaza Mayor, donde también se encuentra el Ayuntamiento, podemos ir descubriendo las maravillas que Albarracín nos depara en cada esquina. Desde aquí podemos acercarnos hasta la Catedral del Salvador (junto al Castillo), obra del siglo XVI y que cuenta con un museo anexo de tapices flamencos.

Las Iglesias de Santiago y de Santa María, junto al Museo Diocesano, forman parte de la arquitectura religiosa del pueblo.

Otros edificios emblemáticos de Albarracín son la Casa-Museo Noble de la familia Pérez y Toyuela, el Museo Municipal, la Casa de los Lara o la Casa de Julianeta.

Las vistas desde lo alto del pueblo son espectaculares. Si subimos a la muralla, podremos contemplar la belleza de Albarracín, con sus casas de color rojo, color adquirido por el material de la zona con la que se han construido.

Si nos asomamos a los miradores o los balcones que abundan en el pueblo veremos abajo cómo serpentea el río Guadalaviar, haciendo ese meandro en cuyo interior se edificó Albarracín.

Si bajamos hasta el río, podremos disfrutar de un estupendo paseo por el Paseo Fluvial, una senda que recorre una ruta circular de aproximadamente una hora siguiendo el curso del río y que podemos realizar en familia (no es apto para carrios de bebé). En el camino atravesaremos un puente colgante, pasarelas estrechas de madera y un antiguo molino y además disfrutaremos de unas estampas espléndidas para fotografiar Albarracín. Para los niños será una auténtica aventura y para los mayores una forma diferente de conocer el pueblo.
Información sobre Albarracín
Qué ver en Calaceite
Situado en la comarca del Matarraña, en la provincia de Teruel, Calaceite es una pequeña población que mantiene su estética medieval, con un casco antiguo lleno de casas señoriales y que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1973 y Bien de interés cultural en 1974. También pertenece al selecto club de los pueblos más bonitos de España.

Su nombre lo toma de los árabes, ya que Calaite viene de Qal’at Zayd (Castillo de los Zayd), quienes construyeron una fortaleza en lo alto del cerro en el que se encuentra el pueblo.

Considerado como la capital cultural del Matarraña, por sus calles pasearon numerosos artistas que vinieron buscando inspiración. Rodeado de parajes naturales que invitan al senderismo y al ciclismo de montaña es un lugar idílico para aquellos que buscan la calma y el disfrute de las cosas sencillas.

Pasear por sus calles, donde se conservan innumerables restos medievales, nos llevará a descubrir lugares y rincones insólitos.

La Plaza de España es el punto de partida de la visita a Calaceite, con un diseño irregular y con el edificio del Ayuntamiento a un costado, de estilo renacentista del siglo XVII (antiguamente utilizado como cárcel), adornado con soportales en su fachada y pasos inferiores.

La Iglesia Parroquial, dedicada a la Asunción, se encuentra en el otro extremo de la plaza. Construida en el siglo XVIII sobre una iglesia gótica anterior que fue destruida tras unos saqueos, llama la atención por la torre y la puerta barroca que da a la calle Iglesia, con dos columnas salomónicas y el escudo de la localidad.

Paseando por las calles empedradas descubriremos numerosas casas solariegas, edificadas con piedra, con balconadas y los escudos señoriales grabados en las fachadas. Muchas de estas casas se encuentran situadas en la calle Mayor.

La Plaza de los artistas se estrenó en 1999 en honor a conocidos miembros del mundo de la cultura y el arte que visitaban la localidad, como el escritor chileno José Donoso o el ilustre arqueólogo Juan Cabré, nacido en Calaceite en 1882.

El Museo Juan Cabré está dedicado al calaceitano más famoso, quien fue el principal promotor de las excavaciones arqueológicas que se desarrollaron en todo el Matarraña. El museo cuenta con piezas arqueológicas que datan de diferentes épocas, desde la prehistoria hasta la época visigoda. La entrada es gratuita.

Un paseo por el casco antiguo de Calaceite es fundamental para captar el sentir de este acogedor pueblo situado a medio camino entre el Mediterráneo y el interior de la Península.

Para recobrar fuerzas, podemos comer en alguno de los numerosos restaurantes de la zona, donde continuar disfrutando de nuestra visita saboreando las delicias de la comarca, como el jamón de Teruel, las carnes de calidad, el aceite de oliva o los dulces elaborados, principalmente, a base de almendras de Calaceite. Entre los platos típicos, la cassolada (arroz con carne o verdura), judías blancas con sardina o el famoso ternasco de Aragón.
Información sobre Qué ver en Calaceite
Valderrobres
Valderrobres es un pueblo de la provincia de Teruel, situado en la comarca del Matarraña, en los límites con la provincia de Tarragona. De origen medieval, el pueblo mantiene todo su aspecto tradicional con un estado de conservación que nos traslada a la época de mayor esplendor, entre los siglos XIV y XVI, cuando se construyeron la mayoría de monumentos de Valderrobres.

Valderrobres se levanta a orillas del río Matarraña, sobre un cerro que domina el terreno y en cuya parte más alte se eleva majestuosamente su bien conservado castillo.

La entrada al pueblo se realiza atravesando en primer lugar el puente de piedra sobre el río para, a continuación, penetrar al recinto amurallado a través del Portal de San Roque.

El casco antiguo de Valderrobres ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico y pasear por sus calles antiguas, estrechas y empedradas es la mejor manera de conocerlo, disfrutando de los rincones escondidos que nos aguardan al paso.

Entre los monumentos más importantes que veremos están, aparte del Castillo, la Iglesia de Santa María la Mayor(de estilo gótico aragonés), el Ayuntamiento (un palacio renacentista), el Puente de Piedra y la muralla medieval que rodea la villa. Algunas casas señoriales también a destacar, como la Casa Molés, la Casa Foz, la Casa Pereret o la Casa Loscos, entre otras.

Cerca de Valderrobres podemos visitar también el Observatorio de Aves de Mas de Bunyol, constuido en una antigua masía y en la que, a través de una cristalera, se puede contemplar a muy poca distancia el descenso de cientos de buites que buscan el alimento, una impactante experiencia y una ocasión única para ver de cerca a estas enormes aves.
Información sobre Valderrobres
Destinos populares